Haga clic aquí para efectuar una búsqueda

Guía para reparar un neumático pinchado

Un neumático dañado puede ser reparado bajo ciertas condiciones :

  • La estructura interna debe ser conservada. Circular con neumáticos desinflados o almacenar un vehículo con neumáticos desinflados puede deteriorar su estructura.
  • Los daños se sitúan en la banda de rodadura. El flanco del neumático debe estar intacto.
  • El diámetro del hoyo hecho por el cuerpo extraño debe ser inferior a 6 mm. Esto excluye los impactos de acera, los desgarrones o los cortes.

¿ Se puede reparar un neumático antipinchazo ? Sí, a condición de que el neumático no haya circulado desinflado. Por consiguiente, los neumáticos antipinchazo son a menudo irreparables.

Reparación desde el exterior

Las reparaciones desde el exterior se hacen con mechas. El principio es muy simple, la reparación es barata y toma algunos minutos. Sin embargo, las reparaciones con mechas no son recomendadas por los fabricantes ya que no se realiza un examen de la estructura interna del neumático. La reparación sigue siendo sencilla.

Modo de empleo :

  1. Localice el hoyo hecho por el cuerpo extraño y utilice el punzón lija para preparar y limpiar el hoyo.
  2. Hunda la mecha con el punzón aguja hasta alcanzar su centro. Se deben untar las mechas con pegamento, salvo si éstas lo están ya.
  3. Inserte la mecha en el hoyo con la ayuda del punzón aguja y déjela soprepasar solamente unos centímetros.
  4. Retire delicadamente el punzón aguja girando la mecha en el interior del neumático.
  5. Se debe ahora cortar con un cutter el exceso que sobrepasa.
  6. ¡ Su neumático está reparado ! Infle nuevamente sus neumáticos y verifique que no pierda más de 0,1 bar por mes como un neumático en perfecto estado.

Reparación desde el interior

La introducción de una pieza de reparación de neumático llamada « seta » es el método más fiable, aunque es también el más costoso y necesita de un equipo profesional. Se debe desmontar el neumático para luego proceder a diferentes maniobras : limpieza, cepillado, perforación, vulcanización de la « seta » y recorte del exceso.

Esta solución es recomendada por los fabricantes.


Se trata de los dos métodos más frecuentes de reparación.