Haga clic aquí para efectuar una búsqueda

Atornillar las tuercas de una llanta

El montaje de la rueda es una etapa delicada para el respeto de las reglas de seguridad de su vehículo. Usted encontrará explicaciones relativas al cambio de una rueda en el manual de su coche.

Cuando usted atornille sus tuercas, es imperativo verificar que estas estén limpias. No debe haber polvo ni piedras susceptibles de impedir el atornillado o de deteriorar el paso de rosca.

Empiece a atornillar las tuercas a mano, sin forzar. Una vez las tuercas colocadas, utilice una llave dinamométrica o una llave de cruz específica para terminar el atornillado, respetando un orden determinado (siguiendo el número de hoyos) :


Si usted no respeta este orden, su llanta podría dañar su vehículo ya que no estará correctamente fijada al eje.

¡ Inútil de subirse de pie sobre la cruz o la llave para atornillar su tuercas ! Si aprieta demasiado los pernos, dañará el paso de rosca de su eje. Tenga claro que toda intervención necesaria para reparar un eje le costará muy caro.

Una vez sus tuercas fijadas, usted puede circular con toda serenidad. Piense sin embargo en verificar nuevamente sus tuercas al cabo de 50km/100km. Las vibraciones causadas durante la circulación pueden aflojar ligeramente las tuercas.