Haga clic aquí para efectuar una búsqueda

¿ Cómo almacenar sus neumáticos no utilizados ?

¿ Se ha decidido finalmente por un nuevo par de neumáticos de invierno ? ¿Está listo para enfrentar el invierno y las carreteras escarchadas ?

Pero, ¿dónde almacenar sus neumáticos durante la hibernación ? Es más fácil saber a dónde no irán, ni a la habitación de los niños (debido al riesgo de pinchazo), ni a la cocina (presencia de productos grasos, temperaturas elevadas ) o a la sala de baño (humedad), que de saber cuál es el lugar de almacenaje adecuado.

He aquí un pequeño recapitulativo de las condiciones a respetar para una conservación ideal.

Los neumáticos no están hechos para un almacenaje de larga duración. Por regla general, un almacenaje de varios meses en condiciones inapropiadas tendrá efectos negativos sobre el neumático.

El almacenaje de neumáticos desmontados

Los neumáticos deben ser mantenidos en un espacio al resguardo de la luz del sol (el ozono tiene un efecto corrosivo sobre el caucho) y a baja temperatura. La pieza debe poseer buena ventilación (sin corrientes de aire).

Un sótano o un taller son mejores que un desván o un garaje debido a las constantes grandes diferencias de temperatura.

Los neumáticos deben ser depositados en posición vertical a fin de evitar las deformaciones y de hacer más fácil la tarea de montaje. No deben estar suspendidos ni apilados sobre el flanco.


Si usted deposita neumáticos con inscripciones blancas entre ellos, es imperativo superponer las inscripciones para evitar que el caucho negro destiña sobre el blanco.

Igualmente, es posible embalar cada neumático en una bolsa plástica de jardinería, cuidando de expulsar la mayor cantidad de aire posible a fin de preservar el neumático del polvo exterior y de la humedad.

Los neumáticos con cámara de aire deben ser desinflados a mitad para el almacenaje.

Cuide bien de inspeccionar el interior del neumático antes del montaje, ya que la humedad puede atacar las capas metálicas del neumático y los restos pueden obstruir la válvula de aire.

Es imperativo efectuar una rotación regular de los neumáticos montados a fin de que el neumático no se hunda sobre un lado.

El almacenaje de neumáticos montados en llantas

El almacenaje de neumáticos montados en llantas es más recomendable que el de la primera categoría. Esto implica sin embargo que se deben poseer llantas de repuesto. Es importante almacenar los neumáticos sobre el flanco, y no en dirección vertical. Contrariamente a los neumáticos desprovistos de llantas, los neumáticos montados sobre llantas sí pueden ser suspendidos.


Ventajas : ninguna deformación causada por el almacenaje.

Así mismo, es conveniente girar la rueda regularmente para evitar todo riesgo de hundimiento.

¿ Es un neumático que presente hundimientos inutilizable ?

El fenómeno de aplanamiento provocado por la falta de cuidado durante el almacenaje de los neumáticos desaparece generalmente después del calentamiento del neumático. Sin embargo, un aplanamiento provocado por la falta de rotación del neumático durante un largo período (superior a 6 meses) podría causar daños irrecuperables.

Algunos neumáticos son más vulnerables que otros :

  • Los neumáticos de alto rendimiento dotados de un alto índice de velocidad son más sensibles al fenómeno de aplanamiento debido a las propiedades elásticas del nailon del que están compuestos.
  • Un neumático cuyo perfil es estrecho, es igualmente más sensible al fenómeno de aplanamiento.
  • Si el neumático está montado en una llanta, debe ser inflado a la presión recomendada para ganar resistencia.

En los casos que acabamos de tratar, es primordial marcar los neumáticos (delantero izquierdo, delantero derecho, etc) con el fin de respetar las consignas de seguridad para la rotación de los neumáticos.

El almacenaje de neumáticos montados en vehículo

Para no averiar sus neumáticos en corto tiempo, es imperativo deslastrar los neumáticos del peso del vehículo almacenándolos sobre cuñas. Si esto resulta imposible, la presión de los neumáticos debe ser aumentada en un 25 % y el vehículo debe ser desplazado cada tres meses.

Es imperativo efectuar un desplazamiento de los vehículos inmobilizados cada tres meses con el objetivo de evitar la aparición de este fenómeno de hundimiento.